¿Qué actitud tomas ante la vida?

08.05.2018

¿Te validas o te invalidas? ¿Te rechazas para no tener que pertenecer al mundo? ¿Te tratas bien o te menosprecias? ¿Te has permitido evolucionar o has preferido boicotear cada decisión? ¿Has decidido hacerte responsable de tu razón de ser o de existir? ¿Decides no escuchar, no recibir, para no tener que crear, o ser generoso contigo y la humanidad, para no trabajar con tu potencial? ¿Has sido egoísta y te has quedado en tu nube de pensamientos mientras la vida seguía siendo la vida, con o sin ti? Sea como sea tu experiencia de vida, siempre tienes la opción de ofrecerte a ti mismo la vida que deseas en la raíz de tu corazón. Ser generoso contigo, ofrecerte lo que necesitas para evolucionar, es hacerlo con lo que no te gusta de la sociedad. Al dar tu luz, tu verdad, aún manteniéndote en tu centro, te permite cambiar la conciencia de todo lo que te rodea, te permite entrar en la sociedad sabiendo quién eres, cuáles son tus dones y cuál es el propósito de tu vida. Quedarnos en la queja nos paraliza, porque si bien muchos hemos sentido el dolor de la vida, también lo sentimos porque en su lado opuesto existe la plenitud de la vida. Retirarte para volver a tu esencia es un gran paso, es el previo para avanzar hacia la sociedad y generar todo lo que ella precisa cambiar. Entonces, ¿Qué actitud tomas ante la vida? Todas son válidas, sin embargo, unas crean y otras destruyen. ¿Dónde quieres estar? ¿Qué vida quieres ofrecerte?