Amar también es saber recibir

22.05.2018

Amar no es solo dar, también es recibir. Porque, cuando recibimos el amor de otra persona, también le estamos ofreciendo el nuestro. Cuando rechazamos la muestra de amor de alguien, le estamos cerrando nuestro latir y a la posibilidad de crear el amor. Entonces, saber recibir el amor (comprendiendo que es un acto de humildad) que alguien nos da, es ofrecerle la entrada a nuestro corazón. Esa misma relación es la que establecemos con nuestro Creador. Saber recibir su amor porque en realidad queremos dar, si, darlo al mundo a través de nuestras acciones, es decir, del Verbo creador. Y ese es el principio de creación, saber recibir, saber escuchar con el corazón lleno de Espíritu Creador.