Amas cuando dejas SER

16.09.2018

Amar te empodera. Quizás sea la razón por la cual buscamos tanto ese Amor. Amar es dejar ser: ser humano con todas sus torpezas, ser hombre, ser mujer, ser niño, adelescente... Dejar ser te permite comprender que la libertad va de la mano. A veces, terminamos relaciones porque amamos, a veces sólo damos porque amamos. El empoderamiento que nos ofrece el Amor, con mayúscula, va más allá de lo que la razón y el ego humano puedan comprender. El amor se da, y también se da cuando lo recibimos de otro ser humano, porque le damos valor. El amor es la fuente del empoderamiento y cuando dejas Ser, es cuando entiendes que hay algo más allá de ti que mueve los hilos de la conciencia. Caemos en querer dar consejos 'porque te quiero'. Sin embargo, cuando amas comprendes que todos tenemos un proceso, que tú lo tienes y que todos necesitamos aprender para comprender el Amor. La experiencia humana nos reta al ensayo error constante. Aunque, una vez decides AMAR, vivir a través del Amor, no hay vuelta atrás. Dejar ser es soltar el control, incluso de la propia idea o imagen prefabricada de ti. Dejar que el humano sea humano y que el Amor sea Amor. Sólo se trata de vivir la experiencia y, un día, todo se transforma en esa sabiduría que nos llevamos en la conciencia; esa que nos llevamos cuando dejamos que nuestro cuerpo deje de ser el vehículo de aprendizaje de la conciencia. La única manera de dejar ser, de dejarte ser, es Amarte en tu experiencia humana, con tus errores, tus aciertos... Y sólo tienes que tomar una decisión: Amar.