Asuntos pendientes

16.06.2018

Nos relacionamos con asuntos pendientes. Frente a ello, tenemos dos opciones, huir del asunto o hacerle frente. En las relaciones de pareja, tendemos a echar nuestro veneno en el otro, para luego culparle de nuestro dolor. Nos solemos pasar gran parte del tiempo buscando ese amor que nos llene de estrellas los ojos y mariposas en estómago. Sin embargo, en esa búsqueda del amor, se nos olvida que en una relación de pareja trabajamos por y para construir el amor. Para quitar esos obstáculos, tenemos la responsabilidad de trabajar en nosotros mismos, para quitar los velos del corazón: dolores de la infancia, rencores, ira, resentimiento... Todas esas emociones ponen obstáculos para conocer y acercarnos al amor, así como a la construcción de él. El rechazo o abandono del amor, nos lleva a tener desorden emocional, pues no tenemos un sustento de abundancia creadora en nuestro corazón y podemos encontrarnos en relaciones destructivas. En ese caso, podemos encontrarnos diciendo: 'No me gusta quien soy cuando estoy contigo' Ese YO SOY al que nos enfrentamos, cuando el espejo de la pareja pudiera no hacerse cargo de esa parte de la relación que le pertoca. Cuando podamos estar enamorados de nosotros mismos cuando estamos en pareja, podremos comprender que el amor que estamos dando nos está reflejando la misma sintonía creadora. Entonces, cuando en una pareja se despiertan asuntos pendientes personales, podemos huir y romper la relación, o acercarnos al amor para que nos sane y nos haga crecer conjuntamente, para que nos acerque al rostro del Creador. Como siempre, con humildad.