Cerrando transiciones

11.04.2018

Cuando estamos llegando al fin de una transición, empiezan a aparecer las dudas: Estoy generando el cambio correcto?; estoy yendo en la dirección adecuada?; será que, en realidad, estoy huyendo?; me da miedo este nuevo mundo y camino... Esos pensamientos, que pertenecen a creencias de nuestro anterior yo y que nos empiezan a dinamitar. Nos atan, porque tienen miedo de dejar de existir dentro de ti. Esas preguntas quizás nazcan de una sensación de pérdida, de empezar a sentir el duelo de todo aquello que ya no forma parte de nuestras semillas de vida. Incluso, podemos tener un sentimiento irracional de infidelidad. Es justo ese paso final el que más dificultad puede causarnos, pues dejamos morir unas creencias, las que ya no nos van a acompañar más, nos liberamos de ellas. Y ahora qué? Ahora viene ese paso que pone a prueba nuestra relación con Dios -despertar la fe y la confianza de sabernos sostenidos por Ella/Él-, reconocer nuestra capacidad creativa, también, nuestros dones son llevados a cabo y conocemos un nuevo mundo. Ese mundo que conocemos, es una nueva relación con nuestro yo. Sí, conocemos a otra persona de quién enamorarnos y crear una nueva vida juntos.