Concebir

06.08.2018

La concepción es un proceso de apertura, recepción, gestación, creación, expansión y dar (a) luz. Somos concebidos a través de una Idea extendida de la Mente del Creador. Ese proceso de gestación y expansión sucede dentro del vientre oscuro de la madre, sucede a través de la energía femenina. Es decir, somos una extensión de un Pensamiento de Creación de Dios, que se lleva a cabo a través de la feminidad. Este mismo proceso, sucede en nuestras mentes, pues si se nos dio el don de crear, tenemos el don de la feminidad dentro de cada uno de nosotros, sin distinción de sexos. Sin embargo, cada cuerpo cumple una función diferente, mas internamente estamos diseñados para concebir las ideas de la Mente y extenderlas hacia nuestras creaciones, en un proceso femenino. Bajo este planteamiento del Espíritu, se hace evidente la necesidad de sanar nuestra relación con la femineidad en todas nuestras sociedades. Es una cuestión humana, aquí no hay dogma, hay Seres tratando de expandir su lugar desde la Mente dentro de este mundo. Cuando trascendamos el ego, recordaremos este proceso original de creación y comenzaremos a aportar más valor a la economía mundial. La gestación nos expande, la gestación de una idea abundante genera abundancia. Y la abundancia es un estado del Espíritu, que es eterno, no es espacio-temporal, ni material, sino eterno. Estamos en constante concepción, gestación y expansión de nuestro Ser. Y ahora damos el paso evolutivo hacia lo femenino, lo creativo y universal en cada uno de nosotros.