Denunciar un abuso empodera

24.01.2018

Cuando sufrimos un abuso es necesario trascender la vergüenza y denunciar. Cuando alguien abusa de nosotros, genera una deuda en el espíritu y seguiremos vinculados a esa persona hasta que la justicia espiritual restablezca el daño. Cuando el daño se restablece, veremos que el balance del espíritu se reflejará en la vida material. Cuando alguien abusó de tu cuerpo, de tu intimidad, cuando alguien robó tu dignidad o tu honor, está generando un desequilibrio espiritual en ti y pierdes tu poder porque te lo robaron. Si no das el paso de denunciar, el silencio hará que tus emociones se amarguen, que tu corazón esté soportando el peso del dolor y eso se convertirá en tu sombra. Todo ese desbalance se verá reflejado no sólo en tu personalidad, sino en las decisiones que tomas en tu vida así como cada aspecto de ella. Al denunciar, tu poder regresa a ti y ese poder es tu relación con el Creador, que te fortalece. Recupera tu poder, denuncia el abuso, perdona la deuda y sigue adelante de la mano del Creador.