Dios seguirá siendo el Creador

16.04.2018

Si algo ha permanecido a lo largo de toda la existencia humana es Su Presencia. Lo que sigue, es nuestra relación son Ella/Él. Lo que permanece es la verdad, lo que se pierde con el tiempo, es sólo una manifestación física de una invención momentánea. Entonces, al relacionarte con lo eterno, también te estás relacionando con tu verdad eterna, la que has venido a entregar al mundo en un acto de servicio a la vida y al espíritu. Y esa verdad eterna está guardada en tu corazón. Si guardas resentimiento, dolor, cargas de creencias de otras personas... estará lleno de impedimentos y velos que no te permiten ver la esencia, la que se te dio al ser gestado. Esa esencia, es lo que el Creador te susurró durante los meses que estuviste dentro del vientre de tu madre. Cuando ya estuviste listo, el Creador te abrió la puerta y, con su ayuda, aterrizaste en este mundo. Esa eternidad, ese oro espiritual, ese pedacito de verdad que viniste a manifestar, lo recuerdas con claridad. Sin embargo, también lo vas olvidando a medida que tu vida se llena de velos a lo largo de tu infancia. El reto es volver a gestarse, volver a desnudar tu espíritu para que Dios siga siendo Dios a través de ti. Cuando dejes toda tu existencia en sus manos, las verás manifestadas en todo cuanto acontezca en tu vida. Caminar de la mano del Creador, te permite conocer tu don de creación y tu capacidad de amar, que es la eternidad, no una emoción o sentimiento momentáneos que se pierden. El Creador seguirá amándote, el amor seguirá siendo amor, aunque tú decidas cerrarle la puerta de tu corazón.