El legado

19.12.2018

Estamos educando para la proyección y no para la extensión. Traemos un legado humano que proyecta pero no extiende. Proyecta las frustraciones, las carencias, las ideas caducas y un sistema que nos está empobreciendo el alma. Empobrece porque los frutos que multiplicamos están manifestando el miedo que heredamos. Ese sistema de pensamiento es una fabricación de la mente humana tratando de comprender el pensamiento de la creación. Ese mismo pensamiento que empezó siendo un legado espiritual y la mente humana dogmatizó y que, hace tiempo, la ciencia está tratando de explicar, así como dar un fundamento a la física, a la química y a todo lo que da gravedad y sentido a la vida que vivimos. Esa gravedad la da lo intangible, el legado del espíritu, que es Amor y el Amor es Creador. Ese legado extiende pero no proyecta, crea pero no fabrica. Extiende amor y no proyecta miedo que se transforma en ira; crea vida pero no fabrica relaciones de usar y tirar -con objetos, seres humanos o seres vivos-. Estamos dando un salto de paradigma, estamos rompiendo las leyes del espacio y del tiempo, las leyes de la dualidad, las leyes del conflicto mientras de forma consciente o inconsciente estamos buscando nuestro origen: la unidad, que es Amor. El trayecto lo hacemos empezando por nuestra mente, nuestros pensamientos, nuestro modelo de vida, que luego extendemos. Es un compromiso, es una responsabilidad -Conócete a ti mismo-. Sin embargo, es libertad y riqueza del alma.

MARIAdelCID