El pulso del Espíritu

11.10.2018

Un ataque espiritual es un ataque a tu sistema de pensamiento. Es algo intangible, igual que tu pensamiento y sucede desde ese mismo lugar intangible. Como no podemos verlo, creemos que no es real. Sin embargo, al igual que tu pensamiento, se hace tangible y en este caso lo hace a través de caídas, perdidas económicas, amorosas, amistades... Donde afecta directamente es a tus emociones. Pierdes el manejo de ellas y empiezan a liderarte en vez de liderarlas. Es por ese motivo, que la fortaleza del espíritu se ve en la fortaleza de una mente de pensamiento claro, unificado, religado. En una mente que lidera tus emociones y las acciones de tu cuerpo. Los ataques, normalmente suceden cuando has dado un salto cualitativo en tu sistema de pensamiento, como aún está muy inocente ese nuevo pensamiento en ti, puedes sentir dicho ataque. También sucede cuando tu ego ha ganado tanto terreno a tu alma, que te has vuelto muy vulnerable a cualquier ataque que vaya hacia ti, puedes ser vulnerable ante el suceso. Sin embargo, salir de ese pensamiento de ataque, es dejar de pensar a través del sistema del ego y pensar con el sistema del Amor. Saber que lo que eres es inquebrantable y seguir firme en el Amor, te hará dejar de caer en las ilusiones que ofenden el status del ego en tu mente.