Eres una voz

09.07.2018

Eres lo que puedes dar, puedes dar aquello que aún dándolo, no sólo lo conservas, lo multiplicas en ti y en otros. No eres una proyección entonces, no eres una imagen, un nombre, un apellido, una forma... El espíritu se basa en la comunicación, lo que te afirma como una voz del espíritu, de la extensión de Él. Eres una semilla y un fruto. Recuerda: Donde te encuentres hoy no define tu destino, las voces (telediario, amistades dañinas, parejas no constructivas, compañeros de trabajo...) a quienes hayas decidido prestar tus oídos no definen tu ser, el dinero que tienes en tu bolsillo no define tu verdadera riqueza... El proceso de sanación, de liberación de creencias que no te pertenecen, de encuentro con tu dolor, no definen tu voz. El proceso de re-conocerte, es la preparación para ser la voz del Espíritu que ya hay en ti. El tiempo del proceso no puede ser menor que el propósito que tenga para tu vida. Luego, el tiempo de trabajo (Conócete a ti mism@) se acorta cuando nos comprometemos a entrar al taller del alma, para entrar con una forma y salir con otra, para entrar siendo una proyección o fabricación del ego y salir comunicando la voz del Espíritu a través de ti. Porque es cuando has entrado en la eternidad y allí no hay tiempo, todo está sucediendo en este presente. Cuando encuentras tu razón de ser, la voz del Creador te muestra cada paso de tu vida, es una decisión que tomamos con plena firmeza. Entonces, a quién quieres prestar tus oídos: A la imagen/proyección o a la voz/comunicación?