Falta de Espítitu

30.08.2017

Hay una esencia que siempre nos acompaña y es el Espíritu. Nacemos llenos de esa esencia, de ese espíritu que nos da aliento de vida. A causa de la ilusión de la vida material, nos vamos desvinculando de Él a lo largo de nuestra vida. Entonces, empezamos a dar espacio a la sombra, al ego y dejamos que nos gobierne. Simplemente, nos olvidamos de esa conexión con la sagrado y divino con la que nacemos. Cuando estamos en la ilusión de la pérdida, estamos muy vulnerables y empezamos a buscar. Entramos en estados emocionales depresivos, destructivos, la rabia o la ira nos acompañan más de lo normal o, simplemente, la falta de aliento por la vida y todo lo que nos rodea. Buscamos volver a sentir la plenitud del Espíritu, a través de infinidad de ilusiones efímeras: dinero, posesiones, fama, parejas, sexo, predicciones, números, símbolos... Y con nuestra vulnerabilidad a flor de piel, podemos ser presas fáciles para charlatanerías. Lo único que estamos buscando es seguir llenos de Espíritu. Ese trabajo es diario, el 'Conócete a ti mismo' es una labor cotidiana que nunca termina. Y la única manera de seguir llenos de Él es viviendo a través del amor, un estado eterno del alma. La misma esencia por la cual fuimos creados y para la que fuimos creados.