Herencias: Proyecciones o extensiones

18.07.2018

Dejamos herencias que extienden la vida o dejamos como herencia las proyecciones no resueltas de nuestro ego? A veces, los padres no saben cómo resolver sus problemas y creen que sus hijos serán la solución a ellos. Sin embargo, creer que podemos deshacernos de nuestros problemas al dárselos en herencia a otros/nuestros hijos, sólo lo multiplica. Recordando que aquello que damos es aquello tenemos, entonces, es lo que conservamos. Entonces, al dar una herencia que proyecta un problema no resuelto, lejos de deshacernos del monstruo o la sombra, lo conservamos y lo multiplicamos. Al creer que alguien o algo externo va a resolver los problemas de nuestra mente/ego, lo que hacemos es conservarlo, aunque no hemos ido a la raíz del problema, no hemos desalojado la creencia, patrón o dolor que genera una proyección. Este tipo de mecanismo es el que encontramos en nuestra sociedad. La gente joven, los niños, están heredando la proyección de los problemas no resueltos de la generación anterior. No se han resuelto las proyecciones a causa de la pérdida de comunicación con el Espíritu. Y, a causa de ello, también aparecen egos espiritualizados, en vez de extensiones del amor creador, extensiones de la mente unificada del Creador, extensiones creadoras de vida, que dejan vida en herencia. Entonces, ahí es donde elegimos: seguir proyectando o volver al origen y extender el amor creador a través de nuestras vidas, dejando así de vivir en el conflicto para despertar a la paz