Herencias

09.08.2018

La herencia espiritual puede marcar nuestro destino. Las estructuras emocionales y psicológicas que lleva nuestro ADN nos hacen heredar felicidad o dolor. Nos pueden conducir al éxito o a la propia lesión en un sinfín de historias y relaciones que no construyen, que perecen. Son mensajes silenciosos que nos adentran en otra percepción, la del alma. Es la percepción verdadera. Cuando integramos la familia en nuestro ser, aún cuando sintamos asco, rechazo, ira, miedo... Podemostrascender las heridas de ese ego familiar que ya murió, podemos transformarlo en nueva información genética. Y cómo hacemos eso? Lo hacemos aceptando esa sombra, PERDONÁNDONOS, para que la podamos integrar a nuestro ser. Entonces, nos volvemos seres completos que trabajan en unidad. El proceso de 'eliminación del error' heredado, sólo puede llevarse a cabo tomando una decisión: Cambiar la percepción de nuestra realidad, empezando por la percepción de nosotros mismos. Lo que otros hicieron, está en el pasado, ya murió. Sin embargo, cuando integras ese sistema a tu luz, trasciende a un estado de Amor Creador eterno. Regresas al lugar donde tu espíritu fue concebido (a casa, al nido) y estás llevando a cabo una de tus misiones en esta vida: La sanación del árbol familiar. Cuando sanas la raíz, cuando dejas de pensar en lo que está bien o está mal, puedes vivir a través del árbol de vida y ser su fruto.