La ofrenda

11.07.2018

La ofrenda que puedes poner en el altar, es tu mente iluminada. El estado de una mente iluminada, sucede al recordar el origen de ella, dónde y para qué fue creada. Es cuando escuchamos la voz del Espíritu, en vez de la del ego. Al hacerlo, empezamos a dar lo que tenemos, que es la voz del espíritu a través de nosotros. Es cuando dejamos de luchar y de estar en conflicto, de estar en la dualidad, dejamos de vivir defendidos de los juicios/ataques que otros egos proyectan en nosotros, porque vivimos con una mente unificada en la eternidad y sabemos quienes somos. Esa es la mente que sana y cura a otros, es la mente que ilumina a otras, es la ofrenda que le damos al Creador al pensar tal y como estamos diseñados. Entonces, al pensar con nuestra mente original, somos una extensión de Él y lo que tenemos, que es lo que somos, y lo emanamos hacia nuestras creaciones, también hacia todos los que nos acompañan en nuestras andar, ofrendándoles el regreso a casa.