La sombra

15.08.2018

La sombra es ese gran desconocido que creemos que vive fuera de nosotros. La proyectamos en los 'errores' de los demás, en el deseo de robar los dones de otro, en las respuestas agresivas, en el miedo... Creemos que es un ente externo con su propio programa, lleno de otras sombras que juegan en nuestra contra. Sin embargo, la sombra vive dentro de cada uno de nosotros. Es esa parte que rechazamos, que excluimos y que nos hace sentir incompletos. Rechazar una parte de uno/a mismo/a es vivir luchando en contra de nuestra propia voluntad: La paz y el Amor Creador. Rechazar nuestra humanidad es querer empezar la iluminación por el tejado. El humano se compone de deseos del ego, quien ha inventado su propio sistema, el cual rechaza todo tipo de luz en nosotros, rechaza el amor original y se inventa una historia de amor ególatra. Sin embargo, ese conflicto que vive en cada una de nuestras mentes, nos hace sentir divididos. Dividimos aquello que juzgamos y creemos que nosotros no tenemos: manipulación, arrogancia, mentiras... Nuestra sombra es una compañera que puede jugarnos malas pasadas ante situaciones límites, aunque estemos en una situación en la que tenemos razón. Querer luchar por la razón, a veces, es el escenario perfecto para que la sombra opere a través de nuestra mente y, por consiguiente, a través de nuestras palabras y acciones. El primer paso es aceptarla, es perdonarnos y saber que nada puede atacarnos, que no estamos desprotegidos y que es sólo el miedo que la sombra tiene de dejar de operar en tu mente. El proceso de la sombra puede durar meses, años, una vida entera. De ti depende aceptarla y aceptarte, siendo inclusivo con todo aquello que 'no te gusta' de ti mismo/a.