Los caminos del Espíritu

10.10.2018

El espíritu del humano está grandemente dañado. A lo largo de milenios se han ido inyectando semillas de confusión, se han regado y fertilizado las tierras de las conciencias para que aceptemos algo que va en contra de nuestra naturaleza. No hay un solo camino, la salvación nace de tu decisión de abrir los ojos y trabajar en ti. Nace de la decisión de no aferrarte a ideas y pensamientos heredados.Algunas raíces espirituales nacen hace 4000 años, otras hace más de 12000 años. El asunto no está en cuál es el camino espiritual al qué aferrarte o fanatizarte. El asunto está en ser humanos y aceptar nuestra naturaleza egoica, para poder así dar el salto del Espíritu. Negarte tus capacidades creativas, tus deseos, tu sombra, te lleva a desconocerte y será muy difícil que así quieras buscar la Luz y la libertad que ella te trae. Sea cual sea tu proceso, no te enganches a sectas espirituales, a pensamientos heredados, a comunidades... Sé lo que eres con la mayor integridad posible y deja que el Espíritu te hable. Si no lo hace, no se acaba nada, simplemente no es tu momento. Pero tampoco inventes la comunicación con un Espíritu para ganar almas dolidas a causa de un sistema caduco. Se trata de Ser, no de manipular ni de hacer promesas que siguen fanatizando o dogmatizando tu fe.