Multiplicar la vida

22.05.2018

La vida se multiplica para crear conciencia y la puede multiplicar de muchas maneras. Hay momentos en los que nos puede invadir el instinto pidiéndonos que demos a luz a nuestros hijos. Ese despertar pueden ser unas ganas reales de ser padre o madre, pero muy a menudo nos confundimos y lo que tenemos que dar a luz son nuestros propios proyectos para el mundo. Gestarlos, darles el amor que necesitan dentro del vientre hasta que estén listos para salir, dejar que ellos mismos vayan encontrando su propio destino, su vía de expresión y que la fuerza de la vida les atraviese para seguir materializando la eternidad. La tarea de ser padres requiere de mucha conciencia para ayudar a que se multiplique en las vidas de otros, que nacen a través nuestro. Se puede emprender de forma sana cuando tengamos un recorrido en el conocimiento de nuestro propio ser. Si no sabemos quienes somos, ¿Cómo podemos acompañar a un pequeño ser a conocerse y dar lo mejor de si a la vida? Hay quienes buscan saciar su soledad a través de un hijo y proyectan en ellos todas sus frustraciones. De este modo entregarás frutos enfermos y probablemente castrarás su creatividad. Si amas la vida, empieza por amarte y sólo así podrás amar libremente a quienes vinieron a través de ti. La magia de dar vida se materializa de infinitas maneras, escucha qué es lo que de verdad está queriendo salir a la luz a través de ti y, con todo tu amor, deja que eche a andar junto a su libre albedrío.