Nada nos pertenece

28.03.2019

Aprendí que no soy dueña de nada. No soy dueña de mi cuerpo, ni de mi juventud, ni siquiera de mis experiencias. No soy dueña de lo que la vida me da porque también decide quitármelo: un amor, un amigo, un hogar, un trabajo... Ni siquiera soy dueña de mis decisiones. Sólo soy responsable de mi aprendizaje y de mantenerme con vida para seguir alimentando esta experiencia. El éxito es efímero y es ilusorio, es una trampa para el ego. Nada 'se consigue con esfuerzo', la vida simplemente te está dando para que experimentes pero no te pertenece lo que estás experimentando, sólo te está mostrando una cara más de las infinitas que tiene. Estar vivo es un regalo y sólo podemos estar agradecidos por estar en este mundo con un acto de fe y humildad hacia ella, que pasa y se manifiesta a través de nosotros, pero NADA, absolutamente nada, nos pertenece. 

MARÍAdelCID