Promesas que disfrazan al miedo

09.10.2018

A veces inventamos promesas para disfrazar nuestros miedos. Decimos que le hemos prometido a nuestro Dios algo que jamás Dios nos pidió crear junto a nosotros. El/la Creadora/Creador nos piden aquello que beneficia a nuestro diseño original, pero Su Voz jamás te va a pedir algo que vaya a limitar Su abundancia creadora a través de ti. Antes de prometer pregúntate si son tus miedos, si estás limitándote tu mismo/a o si realmente es una petición de la Voz creadora del Espíritu. Cuando tú te limitas, también nos limitas a los demás en nuestro crecimiento. Ser generoso es saber bajar a lo profundo y saberte humano.