Razones ocultas

16.02.2018

CUANDO LA VIDA DESPIERTA TUS HERIDAS, SIEMPRE HAY UNA RAZÓN OCULTA PARA HACERTE CRECER. Muy a menudo nos enfrentamos a situaciones injustas, que crean desequilibrio en nuestras vidas y empezamos a gatillar preguntas: ¿Por qué a mi? ¿Qué he hecho mal? ¿Qué hice para merecer la crítica? Etc. A veces, nada has hecho mal, nada es contra ti, ni siquiera la crítica es hacia ti, sino de los labios de los que sale. La vida despierta nuestras heridas, permite que seamos heridos, no para hacernos pequeños, sino para que muramos a un aspecto de nuestra personalidad y podamos renacer en un nuevo yo. Esas heridas nos hacen grandes cuando las trascendemos. Son procesos silenciosos, casi invisibles y nos adentran en el conocimiento de lo oculto que hay en nosotros. Nos llevan a quitar y revelar velos, que siempre terminan en la luz del Creador.