Soledad

24.10.2018

No estás solo/a, lo que sucede es que Dios no te quiere distraído/a.