Transitando puntos ciegos

24.02.2018

Si no quieres usar máscaras, transita tu sombra. Nos acostumbramos a querer 'pertenecer' y para ello dejamos de lado quienes somos. Hablamos de la esencia como si solo existiera una parte bonita de nosotros. También hay otra que nos incomoda: nuestra sombra. En ella podemos ver que también hay orgullo, vanidad, rencor, dolor, sufrimiento, manipulación, etc que crean, o que nacen de, nuestras heridas a lo largo de nuestro andar en este mundo, con este cuerpo que tenemos. Enfrentarnos a esa parte que no nos gusta de nosotros, nos lleva a poder vivir en equilibrio. Nos enseña a amarnos, porque si, el amor es un acto de humildad. La humildad de aceptarnos en plenitud, no sólo una parte de quienes somos. Todo esa oscuridad que guardamos en nuestro corazón, nos aleja de Dios, de nuestro estado creativo y de tomar nuestra autoridad y responsabilidad en esta vida. Es un acto de valentía en el que puedes perder mucho: dolor, amistades, rencores... Si, todo eso que 'pierdes' te hace libre, porque aprendes a vivir con tu verdad.