Viniste a perpetuar la vida

01.05.2018

Si dejamos de dar conciencia, la vida tal y como la conocemos muere. Muere el humano, mueren todos forma de vida sobre la tierra. Y dejamos la evolución de la raza humana obsoleta. Como todos los animales, los humanos también tenemos nuestra parte de trabajo respecto a la vida y es perpetuarla, no solo eso, sino multiplicarla para que evolucione. Y multiplicar la vida es hacer la acción matemática respecto a la conciencia del por qué y para qué el Ser está en un cuerpo Humano. Si nos perdemos en la inmediatez, perdemos la conciencia de la eternidad. Vivir en el aquí y ahora es sentir la eternidad en un segundo y que ese segundo sea el testimonio de lo eterno. Ese arte, que es la vida misma creándose a sí misma, es del que somos responsables todos los humanos. Eso no forma parte de un dogma, de una idea de acercamiento a Dios/Creador, sino a un potencial que vive a través de cada uno de nosotros. Hemos recibido una sociedad quebrada, qué sociedad vamos a edificar para que las siguientes generaciones puedan perpetuar la vida libremente, sin los obstáculos de disfrute momentáneo que hemos creado, sino con la libertad de un corazón que crea y da vida en cada palabra, acción, decisión de trabajo, creación de un amor y de una relación con Dios que nos haga manifestar su presencia a través de cada Ser en un cuerpo Humano.